sábado, 20 de julio de 2013

Gliese 504b, el primer exoplaneta que podemos ver directamente alrededor de una estrella de tipo solar


Ese puntito azul en la parte superior derecha es Gliese 504b (GJ 504b), un planeta gigante que se encuentra a 59 años luz de la Tierra girando alrededor de una estrella de tipo solar. Pero, ¿qué tiene esta imagen de especial?¿Acaso no hemos visto ya varios planetas extrasolares de forma directa? Pues sí, pero haciendo un poco de trampa. Y es que los exoplanetas que hemos podido ver directamente -como el sistema HR 8799, por ejemplo- son en realidad mundos en formación que aún brillan con su propia luz -especialmente en infrarrojo-. Gliese 504b es sin embargo un planeta mucho más 'frío', con una temperatura 'superficial' de unos 240º C, y es además el primer exoplaneta que podemos ver con nuestros propios ojos situado alrededor de una estrella como el Sol (GJ 504 es de tipo espectral G0). Hasta ahora sólo habíamos visto directamente planetas que se orbitan estrellas mucho más grandes y jóvenes. También es el primer exoplaneta que se descubre alrededor de una estrella rica en 'metales' -esto es, elementos más pesados que el helio-.

No es que Gliese 504b sea viejo, ya que su edad se estima en 100-500 millones de años, pero ciertamente es con diferencia el exoplaneta de mayor edad que hemos sido capaces de descubrir sin usar métodos indirectos como el del tránsito o el de la velocidad radial. Como la mayoría de mundos que se pueden ver directamente, Gliese 504b está situado a gran distancia de su estrella: unos 6525 millones de kilómetros (43 UA), lo que es bastante si lo comparamos con los 4500 millones de kilómetros (30 UA) de la órbita de Neptuno. Y, como la mayoría de planetas gigantes situados a esta distancia, pone en jaque el mecanismo de formación de planetas conocido como acreción de núcleo, favoreciendo por tanto el otro modelo rival, basado en la inestabilidad gravitatoria. Pero también es perfectamente posible que GJ 504b haya migrado al exterior del sistema por culpa de interacciones gravitatorias con otros hipotéticos planetas interiores.

Lamentablemente, al haber sido descubierto mediante visión directa resulta difícil determinar la masa de este planeta, pero se cree que podría oscilar entre 3 y 8,5 veces la masa de Júpiter. Todo indica además que GJ 504b posee un color azulado, lo que podría ser señal de la presencia de una atmósfera con pocas nubes y haría de este mundo un candidato ideal para futuras observaciones espectroscópicas. GJ 504b ha sido descubierto por el equipo del proyecto SEEDS (Strategic Explorations of Exoplanets and Disks with Subaru- Exploraciones Estratégicas de Exoplanetas y Discos de Polvo con Subaru) del telescopio japonés Subaru. Entre marzo de 2011 y mayo de 2012, el equipo de SEEDS observó el objeto en infrarrojo para asegurarse de que realmente está en órbita de GJ 504 y que no se trata de un cuerpo independiente. Ahora ya podemos decir que hemos visto -pero visto 'de verdad'- un planeta alrededor de una estrella de tipo solar.