domingo, 11 de enero de 2009

El hombre que calculaba


Ha llegado a mis manos "El hombre que calculaba", parece interesante. Por ahora tengo dos libros pendientes y hasta que no los termine no voy a comenzar con este, pero igual quería compartirlo ya que es un libro matemático al igual que este blog. Lo que está mas abajo no es mi opinión, es lo que he encontrado por ahí.

El hombre que calculaba es una novela escrita por el brasileño Júlio César de Mello e Souza, bajo el seudónimo Malba Tahan. Esta obra puede ser considerada al mismo tiempo como una novela y como un libro de problemas y curiosidades matemáticas. El propio autor reconoció que uno de sus objetivos al escribirlo fue el de contribuir a popularizar las matemáticas, presentándolas para ello, no ya de forma abstracta, o en contextos meramente simbólicos, sino integradas a los acontecimientos y atravesadas por muchos otros aspectos, como cuestiones morales y de historia.

Publicado por primera vez en Brasil en 1949, El hombre que calculaba une matemáticas con ficción e historia.

Otra particularidad en la composición estética de esta obra es la de que el narrador toma parte en la historia que el mismo narra, pero no es el personaje principal.

A lo largo de la narración se muestra con frecuencia la devoción de los personajes, en este caso a la religión musulmana. Sin embargo, las relfexiones místicas son expuestas como elemento discursivo dentro de la construcción de los personajes y del mundo árabe que se recrea en esta ficción.

Argumento

Hank Tade-Mai es un viajero que retorna en su camello a Bagdad, luego de una excursión a la ciudad de Samarra. En su camino, encuentra a un hombre modestamente vestido, sentado en una piedra y exclamando en voz alta números gigantescos. El hombre que calculaba dice llamarse Beremiz Samir y cuenta que nació en Persia, donde trabajando como pastor comenzó a contar ovejas para no extraviar ninguna, siendo que a partir de entonces tomó el gusto por contar y calcular acerca de todo lo que encuentra a su paso. El viajero está maravillado con el don de este hombre y termina convenciéndolo, no sin antes sorprenderlo por su gran modestia, de ir a Bagdad para mostrar sus habilidades matemáticas y encontrar un trabajo bien pago en el gobierno del califa. Juntos, el viajero y Beremiz emprenden un largo viaje en el cual el hombre que calculaba resuelve diversos problemas, como disputas entre personas, y demuestra ser no sólo un prodigio matemático, sino también un hombre de una gran entereza moral y un excelente narrador de historias.

5 comentarios:

silvana vignale dijo...

Bueno, parece que también a mí me interesan algunos temas de este blog, como la cuántica o tal vez algo de astronomía, que todavía no encuentro, pero que seguro aparece!
Saludos!

Paul Anka dijo...

Se consigue este libro en Argentina?

Buen blog

UM Científica dijo...

El libro lo encontrás en librería Hernandez. En Bs. As. Hacen entregas a todo el país. No cuesta mas de $30.

UM Científica dijo...

Silvana, estoy preparando algunos temas de tu interés. Igual el blog cuenta ya con varios post referidos a la astronomía.
Saludos y gracias por tu visita.

fede dijo...

vi el libro en calle garibaldi a $22. mañana me lo compro.
saludos. Fede